La labor de reciclado en la Refinería de Chevron hace realidad los sueños de los niños de Richmond

0
675
La labor de reciclado en la Refinería de Chevron hace realidad los sueños de los niños de Richmond

El miércoles pasado Chuck Leonard aconsejó a sus colegas que trabajan en la planta del Proyecto de modernización de la refinería Chevron de Richmond que se pusieran gafas de sol para trabajar.

“Todos somos trabajadores de construcción”, señaló. “No queremos que nos vean derramar lágrimas”.

Las emociones fueron muy intensas cuando una niña de 15 años de Richmond visitó la obra durante la hora del almuerzo, se paró frente a cientos de obreros en el pasillo del área de comida y estalló en llanto mientras decía, “Les agradezco de todo corazón”.

Denise sufre de una infección dolorosa y debilitante de los huesos. Hace poco recibió un descanso bien merecido de la realidad cuando le regalaron unas vacaciones con todos los gastos pagados a Hawái.

El viaje fue totalmente financiado a través del afanoso esfuerzo de más de 1,000 obreros del Proyecto continuo de modernización de la refinería de Richmond de mil millones de dólares. En el espíritu de un proyecto que está haciendo a la refinería más limpia, más segura y más eficiente, los trabajadores del sindicato que representan a Cherne Contracting Corp. y Harder Construction observaron la cantidad de botellas de agua que se usan en el sitio de la obra y decidieron recolectarlas y reciclarlas para una buena causa.

Junto con fondos equivalentes donados por Chevron, Cherne y Harder, las ganancias de la labor de reciclado se donaron a la Fundación Make-A-Wish, proporcionando dos cheques de $10,000 para hacer realidad los deseos de dos niños de Richmond.

No fue ésta la primera vez que este esfuerzo de reciclado guiado por trabajadores, que se ha llevado a cabo durante varios años, ha cumplido los deseos de miembros de la comunidad local, y “no será la última”, dijo Leonard. Sin embargo, el miércoles pasado, cientos de trabajadores que apoyan el esfuerzo presenciaron personalmente el resultado de sus contribuciones.

“Elegí Honolulú porque siempre había querido ir ahí”, dijo Denise frente a un mar de trabajadores de Cherne durante la hora del almuerzo. “Había visto fotos y dije, un día me gustaría poder ir ahí. Y a través de la fundación Make-A-Wish y ustedes, mi sueño de ir a Honolulú se hizo realidad”.

Leonard llamó el esfuerzo de reciclado un esfuerzo de triunfo para todas las partes involucradas.

“Es algo que podemos hacer para contribuir con la comunidad local y además nos hace sentir bien”, dijo Leonard, que trabaja como CSA en Cherne Corp. en el Proyecto de modernización. “Y al mismo tiempo estamos reciclando. Es un triunfo para la comunidad, un triunfo para el medio ambiente, un triunfo para Chevron, los negocios de construcción y todos los involucrados. Una oportunidad para que todos se sientan bien”.

Los trabajadores sintieron una inmensa gratificación por poder ayudar a residentes locales como Denise a disfrutar de unas vacaciones de las consecuencias traicioneras de su enfermedad.

“Si podemos ayudar a personas de esta comunidad local a olvidar que tienen una enfermedad grave, incluso por un minuto, vale la pena”, añadió Leonard.

LEAVE A REPLY